6 de mar. de 2011

Sobre la muerte (27/06/2008)

¿Qué es tan temible sobre la muerte?

Para algunas personas, puede ser la experiencia en sí, el hecho de padecer un daño físico irreversible y final. Para otras, el tener que presenciar seres conocidos irse, y saber que a ellas les espera lo mismo. Para mi, es la idea de no ser nada.

Llegar, estar, e irse como si nada hubiese pasado.

Tantas personas que han vivido, tantas historias interesantes, o no tan interesantes, que sencillamente, se desvanecen como si nada. En el fondo, parte de mi odia esa idea. Odio la idea de que pasemos por el universo desapercibidos. Odio la idea de los entierros, y que tan simple como tapar un cuerpo y darle la espalda para seguir con nuestras vidas es como se continúa. Debo confesar que parte de mi odia con furia esa idea y probablemente es lo que me haga detestar tanto los funerales y los entierros.


Es como cuando sales de la universidad, o de un lugar donde eras conocido, y nadie te conoce o se acuerda de ti un par de años después. Es el mismo sentimiento.

Tanta gente que ha pasado. Tantas cosas que jamas llegaremos a saber...

Dentro de 100 años, nadie se acordará del 99,99% de todos nosotros, ni de lo que fuimos, ni de lo que hicimos. Y el otro 0,01% serán músicos, premios Nóbel o presidentes cuyas vida serán recordadas por uno o varios logros y admirada por algunos conocedores que a la final, no nos conocieron realmente. (Nótese como me incluyo entre los futuros presidentes que además, seremos premios Nóbel).

Por otro lado (cuando el otro gemelo de mi personalidad está pensando, supongo), me doy cuenta de lo natural y necesaria que es la muerte, tanto física, como simbólica. De no morirse nada ni nadie, el mundo se convertiría en un cúmulo de especies supra-experimentadas, dominado por las ideas y las emociones viejas, donde los que van naciendo se quedan estancados detrás de los que ya tienen tiempo.

Creo que tampoco habría lugar para la belleza, porque nada fluiría. Me hace imaginarme un mundo con días eternos... o noches eternas, o sequías eternas, o lluvias eternas. Cuando pienso así, la muerte pareciera ser una respuesta de equilibrio necesaria a lo que conocemos como vida, y viene siendo una expresión de lo natural que es que las cosas fluyan.

Entonces pienso que los únicos que no lo entendemos somos los seres humanos. Pienso que el sentimiento de apego con las personas y las cosas nos destruye, y nos hace pasar por esos dolores tan fuertes. Entonces allí creo que el mejor antídoto es conectar con el flujo de las cosas y entender que aferrarse, aparte de ser muy dañino, es completamente inútil.

Pero eso aun no responde una parte importante de mi dilema. Pasar sin dejar marca. Mi viejo siempre dice que lo importante es pasar por la vida dejando una huella. ¿Será arrogante de nuestra parte querer dejar marca? (Como los muchachitos que rayan los pupitres con marcas inútiles).

O quizás todo es en vano, somos un autoexperimento científico y da igual buscar sentido que entregarnos al hedonismo o a la coñodemadrada profesional. A veces es tan difícil poder discernir...

Hoy estoy del lado pesimista. Estoy triste, y la muerte me da arrechera.

¡Los marcianos invadieron Maracay! (26/04/2008)

Hablando de cosas extrañas.

 Ayer comente que había comenzado a llover en Maracay. La lluvia empezó desde las 6 de la mañana del 24 de abril, y se extendió todo el día hasta las 4 de la tarde. Como es común por estos lados cuando llueve mucho, se fue la luz durante buena parte de la tarde, así que como buen vago en ejercicio de mis facultades, me fui a dormir. (Nada mejor que dormir arropado cuando esta lloviendo).

 Me levanta un mensaje en el celular como a las 8 de la noche, ya la luz había regresado hace un par de horas y me fui a tomar agua para terminar de despertarme. Justo en lo que regreso a mi cuarto, empiezo a percibir que los aparatos eléctricos empiezan a apagarse de una forma muy extraña... muy lentamente, las voces del televisor se iban haciendo mas graves y menos audibles, y todas las luces prendían y se apagaban cada vez mas rápidamente.

 Entonces se me ocurre mirar por la ventana de mi cuarto (vivo en un 8vo piso) y justo en ese momento explota un hongo de luz blanca de 5 o 6 cuadras a la redonda en todo el medio de mi ventana en dirección hacia una de las montañas, haciendo un ruido de chispazos y acompañado de un sonido bajo muy extraño. A lo que pensé textualmente:

 _ Nada, aquí fue. Los marcianos llegaron, y llegaron a la ciudad mas ladilla del universo. 

Luego intenté razonar como ingeniero mientras veía semejante vaina y se me empezaron a pasar por la mente todos los cuentos de marcianos del lago de Valencia que echa mi tia Yasmira y que son el deleite de mi familia. No pude llegar a ninguna conclusión lógica segura porque todo el juego audiovisual era bien extraño. 

Llamé a mi mama y le dije (Ya sabiendo que podía ser una nave en pleno estadium de los Tigres de Aragua, aunque tampoco podía asegurarlo): 

 _ Maaaaaaa, ¿Tu quieres ver como se vería si los marcianos nos invaden? 

Luego de 30 segundos de espectáculo visual, la luz y el ruido cesaron y media Maracay se quedo sin servicio eléctrico de golpe. 

El asunto con los marcianos se nos quitó cuando nos dimos cuenta que nos iba a tocar una larga noche sin luz y lo que nos dio fue arrechera.

 El epílogo del asunto es que, no eran ningunos seres de otros planetas ni mucho menos, sino una mega explosión de una subestación eléctrica que suple Maracay y que afortunadamente solo dejo dos heridos y a mas de uno repasando el capitulo de las revelaciones. Cuenta la gente que andaba cerca, que quedaron cegados por la luz blanca y que ya se estaban preparando para darle la bienvenida a los visitantes...

Saldo de las crónicas marcianas: 1 día entero sin luz y sin agua, en pleno cumpleaños de mi mamá. Aunque eso terminó haciéndolo mejor. Material para otro cuento.

Oda al Arrocito Saborizado (11-3-2009)

Si Pablo Neruda lo hizo con una cebolla, yo también puedo hacerlo con los alimentos que me den la gana...

Oh, arrocito saborizado
que sabes a lo que yo quiera
a queso, a manzana, a paella o a canela
dependiendo del gusto del empresariado

Hermanitos tienes en todos lados
unos mas finos, otros mas pobres
por ejemplo, quienes no tienen cobres
comen de postre arroz con leche en vez de helado

Otros parientes
andan viajando
tienes primos cercanos que forran sushi
y como la vaina es sabrosa y se ve tan cuchi
a mas de un incauto dejan pelando

Pero tú, entre todos esos, aquí convienes
saliste de la inteligencia del gerente buenmozo
y realmente no importa si eres sabroso
porque la idea es joder a los que no tienen